Nadie puede amar sus cadenas, aunque sean de oro puro.

I. Heywood

El hombre es esencialmente un ser social; con mayor razón, se puede decir que es un ser familiar.

Juan Pablo II

La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado.

Gabriel García Márquez

¿Crees en Dios? Si crees en él, existe; si no crees, no existe.

Máximo Gorki

No hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores.

Victor Hugo

El trabajo sin prisa es el mayor descanso para el organismo.

Gregorio Marañón

En un bosque se bifurcaron dos caminos, y yo... Yo tomé el menos transitado. Esto marcó toda la diferencia.

Robert Lee Frost

Vivir la vida de tal suerte que viva quede en la muerte.

Santa Teresa de Jesús

Nada más fácil que hacerse aplaudir por la canalla.

Arturo Graf

La alegría ha sido llamada el buen tiempo del corazón.

Samuel Smiles


Giordano Bruno


A la proporción, semejanza, unión e identidad del infinito no te acercas más siendo hombre que siendo hormiga.


El odio del contrario es el amor del semejante: el amor de esto es el odio de aquello. Así, pues, en sustancia, es una cosa misma odio y amor.


Lo último corrompido ¿no es el principio de lo engendrado?



Giordano Bruno

Giordano Bruno, (1548-1600) Filósofo, astrónomo y matemático italiano.