Con el dinero sucede lo mismo que con el papel higiénico; cuando se necesita, se necesita urgentemente.

Upton Sinclair

Cuanto más conozco a la gente más quiero a mi perro.

Diógenes de Sínope

Engañar a los hombres de uno en uno es bastante más difícil que engañarlos de mil en mil. Por eso el orador tiene menos mérito que el abogado o el curandero.

Santiago Rusiñol i Prats

La mujer llora antes del matrimonio, el hombre después.

Proverbio polaco

A veces más vale callar y pasar por tonto, que abrir la boca y demostrarlo.

Noel Clarasó

El que no es bello a los veinte, ni fuerte a los treinta, ni rico a los cuarenta, ni sabio a los cincuenta, nunca será ni bello, ni fuerte, ni rico, ni sabio.

George Herbert

Una dulce y triunfante libertad se apodera de aquellos que saben que van a morir pronto.

Vicki Baum

La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede.

Aldous Huxley

Nueve décimas partes de la sabiduría provienen de ser juicioso a tiempo.

Henry David Thoreau

Si en la otra vida no hubiera música, habría que importarla.

Doménico Cieri Estrada


Wystan Hugh Auden


El mal es vulgar y siempre humano, y duerme en nuestra cama y come en nuestra mesa.


Las palabras de un hombre muerto se modifican en las entrañas de los vivientes.


El asesinato es lo único que elimina a la persona que hiere, de modo que la sociedad debe ocupar el lugar de la víctima y exigir en su nombre la expiación o conceder el perdón.



Wystan Hugh Auden

Wystan Hugh Auden, (1907-1973) Poeta inglés.