Nada hay más terrible que una ignorancia activa.

Johann Wolfgang Goethe

El amor es la poesía de los sentidos.

Honoré de Balzac

Si no puedes trabajar con amor sino sólo con desgana, mejor será que abandones el trabajo y te sientes a la puerta del templo a recibir limosna de los que trabajan con alegría.

Khalil Gibran

Sin estudiar enferma el alma.

Lucio Anneo Séneca

La esperanza es el velo de la naturaleza para ocultar la desnudez de la verdad.

Alfred Nobel

Estar a solas con un buen libro es ser capaz de comprenderte más a ti mismo.

Harold Bloom

El reparto más equitativo que existe es el de la inteligencia: todo el mundo cree tener suficiente.

Noel Clarasó

La democracia sustituye el nombramiento hecho por una minoría corrompida, por la elección hecha merced a una mayoría incompetente.

George Bernard Shaw

El lector puede ser considerado el personaje principal de la novela, en igualdad con el autor; sin él, no se hace nada.

Elsa Triolet

Nuestra fuerza esta en nuestro ideal con nuestra pobreza, no en la riqueza sin ideales.

Ángel Ganivet

Stephen Leacock


Soy gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo.


Muchos hombres se enamoran de un hoyuelo y cometen el error de casarse con la chica entera.




Stephen Leacock, (1869-1944) Escritor canadiense.