El hombre inteligente habla con autoridad cuando dirige su propia vida.

Platón

De devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor.

Santa Teresa de Jesús

Es al separarse cuando se siente y se comprende la fuerza con que se ama.

Fiodor Dostoievski

El mayor despeñadero, la confianza.

Francisco de Quevedo

Una sociedad tiene todos los delincuentes que se merece.

Emma Goldman

No hay cosa más incierta que el numero de años de las señoras que se dicen de cierta edad.

Lord Byron

Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.

Jean Paul Sartre

¡Qué pena que beber agua no sea un pecado! ¡Qué bien sabría entonces!

Giacomo Leopardi

Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.

Honoré de Balzac

El pecado ofende a Dios lo que perjudica al hombre.

Santo Tomás de Aquino

Thomas Jefferson


No hay un rey que, teniendo fuerza suficiente, no esté siempre dispuesto a convertirse en absoluto.


Un poco de rebelión de vez en cuando es buena cosa.


No puede esperarse que los hombres sean trasladados del despotismo a la libertad en un lecho de plumas.


El dinero y no la moral es el principio de las naciones fuertes.


Cuando alguien asume un cargo público debe considerarse a sí mismo como propiedad pública.


No son las riquezas ni el esplendor, sino la tranquilidad y el trabajo, los que proporcionan la felicidad.


Una sola cosa nos explica bien la historia y es en qué consisten los malos gobiernos.


Ningún gobierno puede sostenerse sin el principio del temor así como del deber. Los hombres buenos obedecerán a este último, pero los malos solamente al primero.


La vida carece de valor si no nos produce satisfacciones. Entre éstas, la más valiosa es la sociedad racional, que ilustra la mente, suaviza el temperamento, alegra el ánimo y promueve la salud.


El árbol de la libertad debe ser vigorizado de vez en cuando con la sangre de patriotas y tiranos: es su fertilizante natural.


Verdaderamente tiemblo por mi patria cuando pienso que Dios existe.


No se debe ser demasiado severos con los errores del pueblo, sino tratar de eliminarlos por la educación.


Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado.


No es posible vivir sin libros.


No hay talento más valioso que el de no usar dos palabras cuando basta una.


El arte de la vida es el arte de evitar el dolor.


El hombre que no teme a las verdades, nada debe temer a las mentiras.


Nunca he podido concebir cómo un ser racional podría perseguir la felicidad ejerciendo el poder sobre otros.


No compres nunca lo que te sea inútil bajo el pretexto de que es barato.


Estoy a favor de un gobierno que sea vigorosamente frugal y sencillo.


Una opinión equivocada puede ser tolerada donde la razón es libre de combatirla.


Nadie abandona el cargo de presidente con el mismo prestigio y respeto que le llevó ahí.


Opino con los romanos de antaño que el general de hoy debe ser manaña, si es necesario, soldado raso.


Indudablemente nadie se ocupa de quien no se ocupa de nadie.


El más feliz es aquel de quien el mundo habla lo menos posible, sea en bien o sea en mal.


Toma las cosas por el lado bueno.


A dónde podrá ir el que hasta aquí llegó, si más allá sólo fueron los muertos.


Los momentos más felices que mi corazón conoce son aquellos en que derrama su afecto sobre unas cuantas personas estimadas.


No gastes tu dinero antes de ganarlo.




Thomas Jefferson, (1743-1826) Político Estadounidense.