La verdad es que amamos la vida, no porque estemos acostumbrados a ella, sino porque estamos acostumbrados al amor.

Friedrich Nietzsche

No creo que Dios quiera exactamente que seamos felices, quiere que seamos capaces de amar y de ser amados, quiere que maduremos, y yo sugiero que precisamente porque Dios nos ama nos concedió el don de sufrir; o por decirlo de otro modo: el dolor es el megáfono que Dios utiliza para despertar a un mundo de sordos; porque somos como bloques de piedra, a partir de los cuales el escultor poco a poco va formando la figura de un hombre, los golpes de su cincel que tanto daño nos hacen también nos hacen más perfectos.

Clive Staples Lewis

El más sabio es quien siéndolo ignora que lo es.

Nicolas Boileau-Despréaux

Muy pronto la televisión, para ejercer su influencia soberana, recorrerá en todos los sentidos toda la maquinaria y todo el bullicio de las relaciones humanas.

Martin Heidegger

Allí donde el mando es codiciado y disputado no puede haber buen gobierno ni reinará la concordia.

Platón

La sorpresa es el móvil de cada descubrimiento.

Cesare Pavese

Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.

Miguel de Cervantes Saavedra

A los hombres se les puede dividir en dos categorías: los que hablan para decir algo, y los que dicen algo por hablar.

Príncipe Carlos José de Ligne

Lo importante no es escuchar lo que se dice, sino averiguar lo que se piensa.

Juan Donoso Cortés

Yo nací un día que Dios estuvo enfermo.

César Vallejo


Jean Paul Sartre


Todos los medios son buenos cuando son eficaces.


No perdamos nada de nuestro tiempo; quizá los hubo más bellos, pero este es el nuestro.


Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.


No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan.


Basta con que un hombre odie a otro para que el odio vaya corriendo hasta la humanidad entera.


Un hombre no es otra cosa que lo que hace de sí mismo.


Lo más aburrido del mal es que a uno lo acostumbra.


Nunca las noticias son malas para los elegidos de Dios.


Trata de amar al prójimo. Ya me dirás el resultado.


Cada hombre tiene que inventar su camino.


Incluso el pasado puede modificarse; los historiadores no paran de demostrarlo.


La conciencia sólo puede existir de una manera, y es teniendo conciencia de que existe.


A los verdugos se les reconoce siempre. Tienen cara de miedo.


Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace.


Soñar en teoría, es vivir un poco, pero vivir soñando es no existir.


Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren.


El mundo podría existir muy bien sin la literatura, e incluso mejor sin el hombre.


El hombre está condenado a ser libre.


La libertad es lo que haces con lo que te han hecho.


La fe, incluso la profunda, nunca es completa.


Mi libertad se termina donde empieza la de los demás.


No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros.


Nadie debe cometer la misma tontería dos veces, la elección es suficientemente amplía.


Los cobardes son los que se cobijan bajo las normas.


Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es.


Es por el hombre que hay valores en el mundo.


El hombre nace libre, responsable y sin excusas.


Desconfío de la incomunicabilidad; es la fuente de toda violencia.



Jean Paul Sartre

Jean Paul Sartre, (1905-1980) Filósofo y escritor francés.