Sólo una persona inepta rinde siempre al máximo de sus posibilidades.

William Somerset Maugham

La ciencia no me interesa. Ignora el sueño, el azar, la risa, el sentimiento y la contradicción, cosas que me son preciosas.

Luis Buñuel

Podemos estar seguros de que la mayor esperanza para mantener el equilibro ante cualquier situación recae en nosotros mismos.

Francis J. Braceland

Mi forma de llamar la atención es igualándome con la gente. Siempre trato de transmitir que no soy un 'superstar', que no soy alguien importante por encontrarme sobre un escenario.

León Gieco

Sólo hay una regla para todos los políticos del mundo: no digas en el poder lo que decías en la oposición.

John Galsworthy

Somos criaturas tan tornadizas, que acabamos por experimentar los sentimientos que fingimos.

Benjamin Constant de Rebecque

Como no tenemos nada más precioso que el tiempo, no hay mayor generosidad que perderlo sin tenerlo en cuenta.

Marcel Jouhandeau

El infierno está todo en esta palabra: soledad.

Victor Hugo

Los médicos pueden enterrar sus equivocaciones, pero un arquitecto sólo puede aconsejar a su cliente plantar yerba.

George Sand

Que algo no funcione como tú esperabas no quiere decir que sea inútil.

Thomas Alva Edison


Martin Niemoeller


Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista, Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata, Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista, Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío, Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.


El amor al prójimo no conoce límites ideológicos ni confesionales.



Martin Niemoeller

Martin Niemoeller, (1892-1984) Pastor protestante alemán.