En una bandada de blancas palomas, un cuervo negro añade más belleza incluso que el candor de un cisne.

Giovanni Boccaccio

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.

Victor Hugo

Nada se sabe bien sino por medio de la experiencia.

Francis Bacon

Cuando dos personas están bajo la influencia de la más violenta, la más insana, la más ilusoria y la más fugaz de las pasiones, se les pide que juren que seguirán continuamente en esa condición excitada, anormal y agotadora hasta que la muerte los separe.

George Bernard Shaw

Un hombre inútil es gravoso al estado, en que se pesa el mérito de los miembros por la utilidad que de ellos se saca.

Lucio Anneo Séneca

Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Baltasar Gracián

No es sabio el que sabe donde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca.

Francisco de Quevedo

Casamiento y mortaja, del cielo baja.

Refrán

El arte de vivir es sacrificar una pasión baja a otra más alta.

François Mauriac

El orgullo, que nos inspira tanta envidia, a menudo nos sirve también para moderarla.

François de la Rochefoucauld


Sófocles


Muchas cosas hay portentosas, pero ninguna como el hombre. Tiene recursos para todo; sólo la muerte no ha conseguido evitar.


Los cielos nunca ayudan al hombre que no quiere actuar.


Me preguntas si debes o no casarte; pues, de cualquier cosa que hagas te arrepentirás.


Siempre se repite la misma historia: cada individuo no piensa más que en sí mismo.


Una mentira nunca vive hasta hacerse vieja.


Noble cosa es, aún para un anciano, el aprender.


Constante y perpetua riqueza es la virtud.


La alegría más grande es la inesperada.


El que es bueno en la familia es también un buen ciudadano.


El saber es la parte más considerable de la felicidad.


Al hombre perverso se le conoce en un sólo día; para conocer al hombre justo hace falta más tiempo.


Quien no haya sufrido lo que yo, que no me de consejos


La más dulce vida consiste en no saber nada.


Un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo.


Acostada en medio de la desdicha, el alma ve mucho.


Es terrible hablar bien cuando se está errado.


El que sabe corresponder a un favor recibido es un amigo que no tiene precio.


El que prescinde de un amigo es como el que prescinde de su vida.


La obra humana más bella es la de ser útil al prójimo.


Los que en realidad aman la vida son aquellos que están envejeciendo.


Una palabra es suficiente para hacer o deshacer la fortuna de un hombre.


No se puede juzgar la vida de un hombre hasta que la muerte le ha puesto término.


La verdad puede más que la razón.


Cásate; si por casualidad das con una buena mujer, serás feliz; si no, te volverás filósofo, lo que siempre es útil para un hombre


Para quien tiene miedo, todo son ruidos.


Los hijos son las anclas que atan a la vida a las madres.



Sófocles

Sófocles, (495AC-406AC) Poeta trágico griego.