Un hombre sin ética es una bestia salvaje soltada a este mundo.

Albert Camus

Las verdades de los hombres tienen que ser como piedras y los cargos que ejercen, como cántaros: pase lo que pase debe romperse el cántaro.

Ángel Ganivet

Descansar demasiado es oxidarse.

Walter Scott

El oro es como las mujeres, que todos dicen mal de ellas y todos las desean.

Lope de Vega

El mayor espectáculo es un hombre esforzado luchando contra la adversidad; pero hay otro aún más grande: ver a otro hombre lanzarse en su ayuda.

Oliver Goldsmith

En el análisis psicológico de las grandes traiciones encontraréis siempre la mentecatez de Judas Iscariote.

Antonio Machado

Dime lo que comes y te diré quién eres.

Anthelme Brillat-Savarín

La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande.

Jacinto Benavente

El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero no enumera sus alegrías.

Fiodor Dostoievski

Si no te quieren como tú quieres que te quieran, ¿qué importa que te quieran?.

Amado Nervo


Selma Lagerlof


La alegría es pena que se disimula; sobre la tierra no hay más que dolores.


Nadie puede librar a los hombres del dolor, pero le será perdonado a aquel que haga renacer en ellos el valor para soportarlo.



Selma Lagerlof

Selma Lagerlof, (1858-1940) Escritora sueca.