La muerte sólo será triste para los que no han pensado en ella.

Fénelon

Nunca hagas apuestas. Si sabes que has de ganar, eres un pícaro; y si no lo sabes, eres tonto.

Confucio

Nadie que confía en sí, envidia la virtud del otro.

Marco Tulio Cicerón

El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.

William Shakespeare

No hay que morir por el otro, sino vivir para disfrutar juntos.

Jorge Bucay

Los vuelos naturales del espíritu humano no van de placer a placer, sino de una esperanza a otra.

Samuel Johnson

La poesía es la ambición de discurrir, que aspira a verse cargada de más sentidos y ungida de más música, que el lenguaje ordinario.

Paul Ambroise Valéry

Cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él.

Jonathan Swift

En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.

Albert Einstein

Los hombres, tal como son, se inclinan por naturaleza a ir en pos del dinero o del poder, y del poder porque vale tanto como el dinero.

Ralph Waldo Emerson

Francisco de Quevedo

Muchos vencimientos han ocasionado la consideración, y muchas victorias ha dado la temeridad.



Francisco de Quevedo, (1580-1645) Escritor español.