A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos.

Gustave Flaubert

La mujer adora al hombre igual que el creyente adora a Dios; pidiéndole todos los días algo.

Enrique Jardiel Poncela

Mañana es sólo un adverbio de tiempo.

Joan Manuel Serrat

El bien que hemos hecho nos da una satisfacción interior, que es la más dulce de todas las pasiones.

René Descartes

El suicidio es una bancarrota fraudulenta.

Pierre Joseph Proudhon

Los grandes egoístas son el plantel de los grandes malvados.

Concepción Arenal

Cumplid vuestro deber y dejad obrar a los dioses.

Pierre Corneille

La belleza es la frente, el amor, la corona.

Victor Hugo

Apocarse es virtud, poder y humildad; dejarse apocar es vileza y delito.

Francisco de Quevedo

No sé con qué armas se luchara en la tercera Guerra Mundial, pero sí sé con cuáles lo harán en la cuarta Guerra Mundial: Palos y mazas.

Albert Einstein

Michel Eyquem de Montaigne

No existe el presente: Lo que así llamamos no es otra cosa que el punto de unión del futuro con el pasado.



Michel Eyquem de Montaigne, (1533-1592) Escritor y filósofo francés.