No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros.

Jean Paul Sartre

Los débiles tienen un arma: los errores de los que se creen fuertes.

Georges Bidault

El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino en saber para que se vive.

Fiodor Dostoievski

La libertad no puede ser fecunda para los pueblos que tienen la frente manchada de sangre.

José Martí

No anheles el bien futuro: mira que ni el presente está seguro.

Félix María de Samaniego

No seréis nunca frailes si primero no sois monaguillos.

Jean Jacques Rousseau

El tiempo es el único capital de las personas que no tiene más que su inteligencia por fortuna.

Honoré de Balzac

Pobre, pero endeudado sólo conmigo mismo.

Quinto Horacio Flaco

Hay tanta justicia en la caridad y tanta caridad en la justicia que no parece loca la esperanza de que llegue el día en que se confundan.

Concepción Arenal

Una mentira no tendría sentido si la verdad no fuera percibida como peligrosa.

Alfred Adler

Friedrich Nietzsche

Dios ha muerto. Parece que lo mataron los hombres.



Friedrich Nietzsche, (1844-1900) Filosofo alemán.