Cuando alguien que de verdad necesita algo lo encuentra, no es la casualidad quien se lo procura, sino él mismo. Su propio deseo y su propia necesidad le conducen a ello.

Hermann Hesse

El mayor crimen está ahora, no en los que matan, sino en los que no matan pero dejan matar.

José Ortega y Gasset

No hay hombre lo bastante rico para comprar su pasado.

Oscar Wilde

Todas las generalizaciones son peligrosas, incluida ésta.

Alejandro Dumas (hijo)

La felicidad está más con el pobre que considera que tiene bastante que con el rico, que nunca cree que tiene bastante.

Charmesse

La neutralidad, como principio inmutable, es una prueba de debilidad.

Lajos Kossuth

El hombre honesto no teme la luz ni la oscuridad.

Thomas Fuller

La ambición es como un torrente: no mira nunca hacia atrás.

Benjamin Jonson

La razón de que todos seamos tan amigos de pensar bien de los demás, es que todos tememos por nosotros mismos. La base del optimismo es simplemente el miedo.

Oscar Wilde

Por severo que sea un padre juzgando a su hijo, nunca es tan severo como un hijo juzgando a su padre.

Enrique Jardiel Poncela

José Ortega y Gasset

En la morfología del ser femenino, acaso no haya figuras más extrañas que las de Judit y Salomé, las dos mujeres que van con dos cabezas cada una: la suya y la cortada.



José Ortega y Gasset, (1883-1955) Filósofo y ensayista español.