La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

Benjamin Franklin

Los ojos no pueden ver bien a Dios, sino a través de lágrimas.

Victor Hugo

El que vive enamorado delira, a menudo se lamenta, siempre suspira, y no habla sino de morir.

Pietro Metastasio

Los zorros usan muchos trucos. Los erizos, sólo uno. Pero es el mejor de todos.

Erasmo de Rotterdam

La función esencial de la lisonja es lisonjear a las personas por las cualidades que no poseen.

Gilbert Keith Chesterton

La acción es el fruto propio del conocimiento.

Thomas Fuller

Los hombres tienden a plantear sus deseos ante quienes consideran que es milagrosamente superior a ellos, por una vía de fe o por otra.

Cándido

¡Dios mío, qué guapa estabas esta tarde cuando hablamos por teléfono!

Sacha Guitry

La sátira es el arma más eficaz contra el poder: el poder no soporta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos.

Dario Fo

Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca.

Carl Gustav Jung

Paul Ambroise Valéry

Todos nuestros enemigos son mortales.



Paul Ambroise Valéry, (1871-1945) Escritor francés.