No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.

Friedrich Schiller

Prefiero morir de pie que vivir siempre arrodillado.

Emiliano Zapata

Es un dichoso infortunio el no tener hijos.

Eurípides de Salamina

Algunas veces la razón me parece ser la facultad de nuestra alma para no comprender nada de nuestro cuerpo.

Paul Ambroise Valéry

Existe en todos nosotros un fondo de humanidad mucho menos variable de lo que se cree.

Anatole France

Dichoso el que gusta las dulzuras del trabajo sin ser su esclavo.

Benito Pérez Galdos

Una historia no es sólo verdad cuando se narra cómo ha sucedido, sino también cuando relata cómo hubiera podido acontecer.

J. Mario Simmel

La mejor salsa es el hambre.

Sócrates

El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.

Confucio

El fenómeno de la televisión demuestra que la gente está dispuesta a ver cualquier cosa con tal de no verse a sí misma.

Anónimo

Stanislaw Jerzy Lec

Cuando saltes de alegría, cuida de que nadie te quite la tierra debajo de los pies.


Stanislaw Jerzy Lec

Stanislaw Jerzy Lec, (1909-1966) Escritor polaco de origen judío.