Cuando alguien asume un cargo público debe considerarse a sí mismo como propiedad pública.

Thomas Jefferson

Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás.

René Descartes

Los necios admiran, los sensatos aprueban.

Alexander Pope

La honradez es siempre digna de elogio, aún cuando no reporte utilidad, ni recompensa, ni provecho.

Marco Tulio Cicerón

La vejez es un tirano que prohíbe, bajo pena de muerte, todos los placeres de la juventud.

François de la Rochefoucauld

El sueño devora la existencia: es lo que tiene de bueno.

René de Chateaubriand

Demasiado libertinaje en la juventud seca el corazón, y demasiada continencia atasca el espíritu.

Charles Augustin Sainte-Beuve

La conciencia es la voz del alma; las pasiones, la del cuerpo.

William Shakespeare

Las ideas son como las pulgas, saltan de unos a otros pero no pican a todos.

George Bernard Shaw

Aunque todas las posibles preguntas de la ciencia recibiesen respuesta, ni siquiera rozarían los verdaderos problemas de nuestra vida.

Ludwig Wittgenstein

San Agustín de Hipona

Los hombres están siempre dispuestos a curiosear y averiguar sobre las vidas ajenas, pero les da pereza conocerse a sí mismos y corregir su propia vida.


San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona, (354-430) Obispo y filósofo.