Las mujeres son un sexo decorativo. Nunca tienen, nada que decir, pero lo dicen deliciosamente.

Oscar Wilde

Al utilizar por primera vez este tipo de armas nos alineamos con los bárbaros de las primeras edades.

Julius Robert Oppenheimer

Toda religión que no afirme que Dios está oculto, no es verdadera.

Blaise Pascal

No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso.

Albert Einstein

El amor verdadero hace milagros, porque él mismo es ya el mayor milagro.

Amado Nervo

La juventud es la edad de los sacrificios desinteresados, de la ausencia de egoísmo, de los excesos superfluos.

Vicente Blasco Ibáñez

La constancia es el complemento indispensable de todas las demás virtudes humanas.

Giuseppe Mazzini

Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.

Charles-Maurice Talleyrand Périgord

Ciertos pensamientos son plegarias. Hay momentos en que, sea cual fuere la actividad del cuerpo, el alma está de rodillas.

Victor Hugo

La política ha dejado de ser una política de ideales para convertirse en una política de programas.

Enrique Tierno Galván

Francisco de Quevedo

La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come.



Francisco de Quevedo, (1580-1645) Escritor español.