Un hombre es la suma de sus desdichas. Se podría creer que la desdicha terminará un día por cansarse, pero entonces es el tiempo el que se convierte en nuestra desdicha.

William Faulkner

En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.

Jacinto Benavente

¿Qué ve el ciego, aunque se le ponga una lámpara en la mano?

Proverbio hindú

Nunca he odiado a un hombre tanto como para devolverle sus diamantes.

Zsa Zsa Gabor

Lo que ha de suceder, sucederá.

Virgilio

Las grandes ideas son aquellas de las que lo único que nos sorprende es que no se nos hayan ocurrido antes.

Noel Clarasó

El hombre es un auriga que conduce un carro tirado por dos briosos caballos: el placer y el deber. El arte del auriga consiste en templar la fogosidad del corcel negro (placer) y acompasarlo con el blanco (deber) para correr sin perder el equilibrio.

Platón

El ruiseñor se niega anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.

Khalil Gibran

Bienaventurados los que no tienen nada que decir, y que resisten la tentación de decirlo.

James Russell Lowell

El matrimonio es tratar de solucionar entre los dos problemas que nunca hubieran surgido al estar solo.

Eddy Cantor

Michel Eyquem de Montaigne

La principal ocupación de mi vida consiste en pasarla lo mejor posible.



Michel Eyquem de Montaigne, (1533-1592) Escritor y filósofo francés.