El problema del hombre no está en la bomba atómica, sino en su corazón.

Albert Einstein

El Estado soy yo.

Luis XIV de Francia

Pobre, pero endeudado sólo conmigo mismo.

Quinto Horacio Flaco

El exceso de severidad produce odio, como el exceso de indulgencia debilita la autoridad.

Muslih-Ud-Din Saadi

Las promesas son olvidadas por los príncipes, nunca por el pueblo.

Giuseppe Mazzini

A una colectividad se le engaña siempre mejor que a un hombre.

Pío Baroja

Algunos creen que para ser amigos basta con querer, como si para estar sano bastara con desear la salud.

Aristóteles

Gran parte de la bondad consiste en querer ser bueno.

Lucio Anneo Séneca

No basta con alcanzar la sabiduría, es necesario saber utilizarla.

Marco Tulio Cicerón

La salud del pueblo está en la supremacía de la ley.

Marco Tulio Cicerón

Lucio Anneo Séneca

La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.


Lucio Anneo Séneca

Lucio Anneo Séneca, (2 AC-65) Filósofo latino.