A la hora de la verdad, que es la de buscarse a sí mismo en lo objetivo, uno olvida todo y se dispone a no ser fiel más que a su propia sinceridad.

Gerardo Diego

El ignorante, si calla, será tenido por erudito, y pasará por sabio si no abre los labios.

Salomón

El amigo ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar a que le llamen.

Francisco de Quevedo

Un país habrá llegado al máximo de su civismo cuando en él se puedan celebrar los partidos de fútbol sin árbitros.

José Luis Coll

Los partidos son un mal inherente a los gobiernos libres.

Alexis Tocqueville

La palabra es plata y el silencio es oro.

Refrán

No somos sólo cuerpo, o sólo espíritu, somos cuerpo y espíritu a la vez.

George Sand

La revolución, por su naturaleza, produce gobierno; la anarquía no produce sino más anarquía.

Gilbert Keith Chesterton

Aunque pudiera hacerme temible, preferiría hacerme amable.

Michel Eyquem de Montaigne

Hay quienes sólo utilizan las palabras para disfrazar sus pensamientos.

Voltaire

William Shakespeare

¡Oh amor poderoso¡ Que a veces hace de una bestia un hombre, y otras, de un hombre una bestia.



William Shakespeare, (1564-1616) Escritor británico.