La fe comienza donde termina el orgullo.

Félecité de Lamennais

Sólo comprendemos aquellas preguntas que podemos responder.

Friedrich Nietzsche

El hombre es inteligente porque tiene manos.

Anaxágoras

El ruiseñor se niega anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.

Khalil Gibran

Los dialécticos y los sofistas, en sus disquisiciones, se revisten de la apariencia de filósofos.

Aristóteles

Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes.

Charles Dickens

El mundo está lleno de estadistas a quienes la democracia ha degradado convirtiéndoles en políticos.

Benjamin Disraeli

En las amarguras desearéis la dulzura, y en la guerra, la paz.

Santa Catalina de Siena

El que renuncia a un derecho solamente se quita de en medio para poder gozar del mismo sin impedimento de su parte.

Thomas Hobbes

Lo más aburrido del mal es que a uno lo acostumbra.

Jean Paul Sartre

Elbert Hubbard

Las inteligencias poco capaces se interesan en lo extraordinario; las inteligencias poderosas en las cosas ordinarias.



Elbert Hubbard, (1856-1915) Ensayista estadounidense.