Vivir para los demás no es solamente una ley de deber, sino también una ley de felicidad.

Auguste Comte

En primer lugar acabemos con Sócrates, porque ya estoy harto de este invento de que no saber nada es un signo de sabiduría.

Isaac Asimov

Nuestra tarea consiste en animar a cristianos y no cristianos a realizar obras de amor. Y cada obra de amor, hecha de todo corazón, acerca a las personas a Dios.

Madre Teresa de Calcuta

El mejor límite para el dinero es el que no permite caer en la pobreza ni alejarse mucho de ella.

Lucio Anneo Séneca

El hombre justo no es aquel que no comete ninguna injusticia, si no el que pudiendo ser injusto no quiere serlo.

Menandro de Atenas

Sabio es aquel que constantemente se maravilla.

André Gide

El amor, el tabaco, el café y, en general, todos los venenos que no son lo bastante fuertes para matarnos en un instante, se nos convierten en una necesidad diaria.

Enrique Jardiel Poncela

Podemos estar seguros de que la mayor esperanza para mantener el equilibro ante cualquier situación recae en nosotros mismos.

Francis J. Braceland

La verdadera causa final reside en los seres inmóviles.

Aristóteles

No todos los ojos cerrados duermen, ni todos los ojos abiertos ven.

Bill Cosby

Napoleón Bonaparte

La independencia, igual que el honor, es una isla rocosa sin playas.



Napoleón Bonaparte, (1769-1821) Emperador francés.