En punto a amores tengo otra superstición: imagino que la mayor desgracia que a un hombre le puede suceder es que una mujer le diga que le quiere.

Mariano José de Larra

Es mil veces más fácil no decir lo que pensamos en un momento de ira, que disculparnos después.

Anónimo

La naturaleza se basta así misma; por esto vence con lo menos y con lo seguro, las demasías de la esperanza.

Demócrito de Abdera

La lengua no es la envoltura del pensamiento sino el pensamiento mismo.

Miguel de Unamuno

Es preferible el bien de muchos a la opulencia de pocos.

José Martí

Los momentos más felices que mi corazón conoce son aquellos en que derrama su afecto sobre unas cuantas personas estimadas.

Thomas Jefferson

Yo podría ser el último paria de mi reino, un leproso abandonado por todos, sin recuerdo y sin esperanza de goce alguno, y aún quisiera vivir.

Jacinto Benavente

La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.

Oscar Wilde

Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas.

Refrán

La mejor manera de hacer carrera es transmitir a los demás la impresión de que ayudarte sería para ellos de gran provecho.

Jean de la Bruyere

Victor Hugo

Dios se manifiesta a nosotros en primer lugar a través de la vida del universo, en segundo lugar a través del pensamiento humano. La primera manifestación se llama naturaleza, la segunda arte.



Victor Hugo, (1802-1885) Novelista francés.