La fortuna llega en algunos barcos que no son guiados.

William Shakespeare

La fatalidad posee una cierta elasticidad que se suele llamar libertad humana.

Charles Baudelaire

Cuánto placer se obtiene del conocimiento inútil.

Bertrand Russell

Los satisfechos, los felices, no aman; se duermen en la costumbre.

Miguel de Unamuno

Llegó el momento en que el sufrimiento de los demás ya no les bastó: tuvieron que convertirlo en espectáculo.

Amélie Nothomb

Los tiranos se rodean de hombres malos porque les gusta ser adulados y ningún hombre de espíritu elevado les adulará.

Aristóteles

Tengo gustos simples. Me satisfago con lo mejor.

Oscar Wilde

Si no conozco una cosa, la investigaré.

Louis Pasteur

Bienaventurados los que no tienen nada que decir, y que resisten la tentación de decirlo.

James Russell Lowell

Del mismo modo que no sería un esclavo, tampoco sería un amo. Esto expresa mi idea de la democracia.

Abraham Lincoln

Arthur Schopenhauer

Todo imbécil execrable, que no tiene en el mundo nada de que pueda enorgullecerse, se refugia en este último recurso, de vanagloriarse de la nación a que pertenece por casualidad.



Arthur Schopenhauer, (1788-1860) Filósofo alemán.