Si nada hay eterno, no es posible la producción ni la generación.

Aristóteles

Nadie niega a Dios, sino aquel a quien le conviene que Dios no exista.

San Agustín de Hipona

En los inicios de un amor los amantes hablan del futuro, en sus postrimerías, del pasado.

André Maurois

El arte verdaderamente no es el pan, pero sí el vino de la vida.

Jean Paul

Las cosas no cambian; cambiamos nosotros.

Henry David Thoreau

Las religiones son meras vestiduras, muy mal cortadas, de la fe.

Thornton Niven Wilder

En la vida humana sólo unos pocos sueños se cumplen; la gran mayoría de los sueños se roncan.

Enrique Jardiel Poncela

Es necesario tener el apetito del pobre para gozar la fortuna del rico.

Conde de Rivarol

El que no teme a la muerte, no teme a las amenazas.

Pierre Corneille

Los senos de la mujer son la única persistencia del hombre; los coge al nacer y ya no los suelta hasta morir de viejo.

Enrique Jardiel Poncela

Johann Wolfgang Goethe

Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.



Johann Wolfgang Goethe, (1749-1832) Poeta y dramaturgo alemán.