Todo lo que la tierra da y todo aquello que se llama felicidad sólo es un juguete de la suerte; lo que nosotros somos, eso sólo nos pertenece.

Johann Kaspar Lavater

No sabe más el que más cosas sabe, sino el que sabe las que más importan.

Bernardino Rebolledo

¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida mas fácil, nos aporta tan poca felicidad? La repuesta es está, simplemente: porque aún no hemos aprendido a usarla con tino.

Albert Einstein

No sé de qué trata mi vida ni quiero saberlo. Mi vida se define a sí misma cuando la vivo. Las películas se definirán a sí mismas cuando las haga.

Sidney Lumet

La soberbia es el vicio más frecuentemente castigado, y, sin embargo, el más difícil de curar.

Nicolás Tommaseo

Quién más se mueve, menos obra.

Arturo Graf

Ningún hombre es tan tonto como para desear la guerra y no la paz; pues en la paz los hijos llevan a sus padres a la tumba, en la guerra son los padres quienes llevan a los hijos a la tumba.

Heródoto de Halicarnaso

El gran clásico es un hombre del que se puede hacer el elogio sin haberlo leído.

Gilbert Keith Chesterton

Todos los artistas tienen en común la experiencia de la distancia insondable que existe entre la obra de sus manos, por lograda que sea, y la perfección fulgurante de la belleza percibida en el fervor del momento creativo: lo que logran expresar en lo que pintan, esculpen o crean es sólo un tenue reflejo del esplendor que durante unos instantes ha brillado ante los ojos de su espíritu.

Juan Pablo II

Los legisladores necesitan ciertamente una escuela de moral.

Simón Bolívar

Friedrich Nietzsche

Nuestro destino ejerce su influencia sobre nosotros incluso cuanto todavía no hemos aprendido su naturaleza; nuestro futuro dicta las leyes de nuestra actualidad.



Friedrich Nietzsche, (1844-1900) Filosofo alemán.