El matrimonio, como los injertos, prende bien o prende mal.

Victor Hugo

Es preciso suponer que en todo lo que se combina hay muchas cosas de todas clases, y semillas de todas las cosas, que tienen formas diversas y colores y sabores diferentes.

Anaxágoras

Los maridos no son nunca amantes tan maravillosos como cuando están traicionando a su mujer.

Marilyn Monroe

El arte es como un naranjo, que precisa un suelo y un clima adecuado para florecer y dar fruto.

Hipólito Taine

El hecho de ser habitados por una nostalgia incomprensible sería, al fin y al cabo, el indicio de que hay un más allá.

Eugene Ionesco

Estupidez humana. Humana sobra, realmente los únicos estúpidos son los hombres.

Jules Renard

Preparar un discurso de diez minutos me cuesta un par de semanas; un discurso de una hora, una semana, y un discurso de dos horas siempre puedo improvisarlo.

Harold Wilson

Prefiero tener rosas en mi mesa que diamantes en mi cuello.

Emma Goldman

Las almas generosas son dóciles.

Homero

Nunca convencerás a un ratón de que un gato negro trae buena suerte.

Graham Greene

Jorge Luis Borges

He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.



Jorge Luis Borges, (1899-1986) Escritor argentino.