La zona más rica de nuestras almas, desde luego la más extensa, es aquella que suele estar vedada al conocimiento por nuestro amor propio.

Antonio Machado

Cuando no se teme a la muerte, se la hace penetrar en las filas enemigas.

Napoleón Bonaparte

La primera máxima de todo ciudadano ha de ser la de obedecer las leyes y costumbres de su país, y en todas las demás cosas gobernarse según las opiniones más moderadas y más alejadas del exceso.

René Descartes

El mal que hacemos es siempre más triste que el mal que nos hacen.

Jacinto Benavente

Es muy difícil que dos que ya no se aman, riñan de verdad.

François de la Rochefoucauld

El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar.

Winston Churchill

Es un hecho que el hombre tiene que controlar la ciencia y chequear ocasionalmente el avance de la tecnología.

Thomas Henry Huxley

A las mujeres les gusta sobre todo salvar a quien las pierde.

Victor Hugo

Lo único que impide a Dios mandar un segundo diluvio, es que el primero fue inútil.

Chamfort

Por su obra se conoce al artesano.

Jean de la Fontaine

Lucio Anneo Séneca

No podemos evitar las pasiones, pero si vencerlas.


Lucio Anneo Séneca

Lucio Anneo Séneca, (2 AC-65) Filósofo latino.