Existen tres tipos de personas; aquellas que se preocupan hasta la muerte, las que trabajan hasta morir y las que se aburren hasta la muerte.

Winston Churchill

La fatalidad no pesa sobre el hombre cada vez que hace algo; pero pesa sobre él, a menos que haga algo.

Gilbert Keith Chesterton

La política es el paraíso de los charlatanes.

George Bernard Shaw

El que empieza a instruirse en la filosofía de todo se echa la culpa a sí mismo.

Epicteto de Frigia

El que la sigue la consigue.

Refrán

La base de todas las sociedades grandes y duraderas ha consistido, no en la mutua voluntad que los hombres se tenían, sino en el recíproco temor.

Thomas Hobbes

Los hombres olvidan con mayor rapidez la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio.

Nicolás Maquiavelo

La televisión es una hija del cine que le ha salido disipada y de malas costumbres.

Ramón J. Sénder

Tener un hijo no es tener un ramo de rosas.

Federico García Lorca

Presta solamente aquello cuya pérdida puedas soportar.

George Herbert

William Shakespeare

Nadie admira la celeridad, como no sea el negligente.



William Shakespeare, (1564-1616) Escritor británico.