Cuando los tambores hablan, las leyes callan.

Marco Tulio Cicerón

En política, como en religión, hay devotos que manifiestan su veneración por un santo desaparecido convirtiendo su tumba en un santuario del crimen.

Thomas Macaulay

El amor es la respuesta, pero mientras usted la espera, el sexo le plantea unas cuantas preguntas.

Woody Allen

La amistad, como la sombra vespertina, se ensancha en el ocaso de la vida.

Jean de la Fontaine

Formémonos una patria a toda costa y todo lo demás será tolerable.

Simón Bolívar

Si he hecho descubrimientos invaluables ha sido más por tener paciencia que cualquier otro talento.

Isaac Newton

El hombre solitario es una bestia o un dios.

Aristóteles

Si de pronto se descompusieran todos los televisores del mundo, no habría escalas para medir los maremotos de aburrimiento.

Manuel Campo Vidal

La primera virtud es frenar la lengua, y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse.

Catón de Útica

En este mundo, cuando alguien tiene algo que decir, la dificultad no está en conseguir que lo diga, sino que lo repita a menudo.

George Bernard Shaw

Concepción Arenal

El tedio es una enfermedad del entendimiento que no acontece sino a los ociosos.


Concepción Arenal

Concepción Arenal, (1820-1893) Escritora y socióloga española.