No podemos evitar las pasiones, pero si vencerlas.

Lucio Anneo Séneca

El primer castigo del culpable es que su conciencia lo juzga y no lo absuelve nunca.

Juvenal

Nunca olvido una cara pero con la suya voy a hacer una excepción.

Groucho Marx

Máxima admirable: no hablar de las cosas hasta después de que estén hechas.

Montesquieu

La carencia de vicios añade muy poco a la virtud.

Antonio Machado

La patria no existe sin el amor de sus hijos.

Antonio Maura y Montaner

El arte debe ser gusto, diversión y alucinación.

Naguib Mahfuz

No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad.

Platón

El ocio representará el problema más acuciante, pues es muy dudoso que el hombre se aguante a sí mismo.

Friedrich Dürrenmatt

El mantenimiento de la paz comienza con la autosatisfacción de cada individuo.

Dalai Lama

San Agustín de Hipona

Cuando rezamos hablamos con Dios, pero cuando leemos es Dios quien habla con nosotros.


San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona, (354-430) Obispo y filósofo.