Verdaderamente tiemblo por mi patria cuando pienso que Dios existe.

Thomas Jefferson

Perdona siempre a los demás, nunca a ti mismo.

Publio Siro

La política está en el aire mismo que respiramos, igual que la presencia o ausencia de Dios.

Graham Greene

Un tonto sabio es más tonto que un tonto ignorante.

Molière

Haz bien y no mires a quien.

Refrán

Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros; pero ya no producirá flores ni frutos.

Rabindranath Tagore

Hacer del juego un negocio no puede compararse con el negocio del juego.

Ambrose Bierce

El escritor, muchas veces, es como un caballo de carreras que ha perdido su jinete y ya no sabe porque está corriendo ni dónde está la meta y, sin embargo, se le exige seguir corriendo aunque no sepa ni hacia dónde ni por qué razón.

Antonio Gala

La verdad, si no es entera, se convierte en aliada de lo falso.

Javier Sádaba

Admiro aquella cabeza que lleva orgullosamente su desgracia, como un rey su corona.

Carlo Bini

San Agustín de Hipona

Todo el que cree, piensa. Porque la fe, si lo que cree no se piensa, es nula.


San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona, (354-430) Obispo y filósofo.