Hay quienes se consideran perfectos, pero es sólo porque exigen menos de sí mismos.

Hermann Hesse

Al afecto se debe el noventa por ciento de toda felicidad sólida y duradera.

Clive Staples Lewis

A menudo es fatal vivir demasiado tiempo.

Jean-Baptiste Racine

En la soledad no se encuentra más que lo que a la soledad se lleva.

Juan Ramón Jiménez

Por mucho que un hombre valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre.

Antonio Machado

La razón no se sometería nunca, si no se juzgase que hay ocasiones en que debe someterse.

San Agustín de Hipona

La lengua disimula y encubre los designios.

Diego de Saavedra Fajardo

El pasado ya no es y el futuro no es todavía.

San Agustín de Hipona

Perdonar es no tener demasiado en cuenta las limitaciones y defectos del otro, no tomarlas demasiado en serio, sino quitarles importancia, con buen humor, diciendo: ¡sé que tú no eres así!

Robert Spaemann

La ira ofusca la mente, pero hace transparente el corazón.

Nicolás Tommaseo

San Agustín de Hipona

El hombre no reza para dar a Dios una orientación, sino para orientarse debidamente a sí mismo.


San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona, (354-430) Obispo y filósofo.