No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.

Gabriel García Márquez

La costumbre con la costumbre se vence.

Thomas De Kempis

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

Madre Teresa de Calcuta

El odio del contrario es el amor del semejante: el amor de esto es el odio de aquello. Así, pues, en sustancia, es una cosa misma odio y amor.

Giordano Bruno

Todo el mundo comete errores. La clave está en cometerlos cuando nadie nos ve.

Peter Alexander Ustinov

Un Estado próspero honra a los dioses.

Esquilo de Eleusis

No existe ningún gran genio sin un toque de demencia.

Lucio Anneo Séneca

La convicción profunda de un hombre le substrae a los ataques del ridículo.

John Stuart Mill

La juventud es inmoderada en sus deseos.

Émile Zola

Hombres ilustres tienen por tumba la tierra entera.

Tucídides

Aldous Huxley

Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje.



Aldous Huxley, (1894-1963) Novelista, ensayista y poeta inglés.