El regalo de un libro, además de obsequio, es un delicado elogio.

Anónimo

En la vida no hay clases para principiantes; en seguida exigen de uno lo más difícil.

Rainer María Rilke

La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas.

Karl Marx

Cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto.

Lucio Anneo Séneca

Si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama.

San Agustín de Hipona

Trabajar constituye un deber indispensable para el hombre social. Rico o pobre, poderoso o débil, todo ciudadano ocioso es un ladrón.

Jean Jacques Rousseau

Corazón mío, no hables. Puedes jugar con fuego, pero te quemarás.

Bob Dylan

En aquellos días aprendí dónde hay que interrumpir la discusión para que no se transforme en embuste y dónde ha de empezar la resistencia para salvaguardar la libertad.

Benedicto XVI

El mar es tan profundo en la calma como en la tempestad.

John Donne

Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.

Jorge Luis Borges

Lucio Anneo Séneca

No os espante la pobreza; nadie vive tan pobre como nació.


Lucio Anneo Séneca

Lucio Anneo Séneca, (2 AC-65) Filósofo latino.