No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda.

Woody Allen

Procuro no tener demasiada pasión. La pasión es dejarse ir, transformarse en un sujeto pasivo.

Emilio Alarcos Llorach

Gracias a la guerra uno no sólo puede morir por sus ideales, sino que incluso puede morir por los ideales de otro.

Jaume Perich

Son necesarios cuarenta músculos para arrugar una frente, pero sólo quince para sonreír.

Swami Sivananda

Si la juventud es un defecto, es un defecto del que nos curamos demasiado pronto.

James Russell Lowell

Señor, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias.

Miguel de Cervantes Saavedra

El amor es como Don Quijote: cuando recobra el juicio es que esta para morir.

Jacinto Benavente

No hay ninguna cosa seria que no pueda decirse con una sonrisa.

Alejandro Casona

El suicida es el antípoda del mártir. El mártir es un hombre que se preocupa a tal punto por lo ajeno, que olvida su propia existencia. El suicida se preocupa tan poco de todo lo que no sea él mismo, que desea el aniquilamiento general.

Gilbert Keith Chesterton

Aunque las mujeres no somos buenas para el consejo, algunas veces acertamos.

Santa Teresa de Jesús

Oscar Wilde

La sociedad perdona a veces al criminal, pero no perdona nunca al soñador.



Oscar Wilde, (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.