Cuando la lucha entre facciones es intensa, el político se interesa, no por todo el pueblo, sino por el sector a que él pertenece. Los demás son, a su juicio, extranjeros, enemigos, incluso piratas.

Thomas Macaulay

La primera máxima de todo ciudadano ha de ser la de obedecer las leyes y costumbres de su país, y en todas las demás cosas gobernarse según las opiniones más moderadas y más alejadas del exceso.

René Descartes

Ni la sociedad, ni el hombre, ni ninguna otra cosa deben sobrepasar para ser buenos los límites establecidos por la naturaleza.

Hipócrates

Por mucho que un hombre valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre.

Antonio Machado

No existe el amor, sino las pruebas de amor, y la prueba de amor a aquel que amamos es dejarlo vivir libremente.

Anónimo

La multitud no envejece ni adquiere sabiduría: siempre permanece en la infancia.

Johann Wolfgang Goethe

Seducimos valiéndonos de mentiras y pretendemos ser amados por nosotros mismos.

Paul Géraldy

A los verdugos se les reconoce siempre. Tienen cara de miedo.

Jean Paul Sartre

Uno levanta la caza y otro la mata.

Refrán

Por el amor de una rosa el jardinero es servidor de mil espinas.

Proverbio turco

Francisco de Quevedo

El mayor despeñadero, la confianza.



Francisco de Quevedo, (1580-1645) Escritor español.