La ociosidad camina con lentitud, por eso todos los vicios la alcanzan.

San Agustín de Hipona

El carácter humano es como una balanza: en un platillo está la mesura, y en el otro la audacia. El mesurado tímido y el audaz indiscreto son balanzas con un brazo, trastos inútiles.

Ángel Ganivet

Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar.

Epicteto de Frigia

La mujer es embellecida por el beso que ponéis sobre su boca.

Anatole France

De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.

Benjamin Franklin

La calma absoluta no es la ley del océano. Lo mismo ocurre en el océano de la vida.

Paulo Coelho

Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia.

Theodore Roosevelt

Hace más ruido un sólo hombre gritando que cien mil que están callados.

José de San Martín

El traje denota muchas veces al hombre.

William Shakespeare

El amor priva de espíritu a quienes lo tienen, y se lo da a los que carecen de él.

Denis Diderot

Oscar Wilde

La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse.



Oscar Wilde, (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.