Nadie se hizo perverso súbitamente.

Juvenal

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

Benjamin Franklin

El genio se descubre en la fortuna adversa; en la prosperidad se oculta.

Homero

Ni siquiera Dios puede cambiar el pasado.

Agatón

Los más obstinados suelen ser los más equivocados, como todos los que no han aprendido a dudar.

Samuel Butler (novelista)

Si una buena causa os lleva a la locura, preguntaos si, como seres humanos, la razón justifica vuestros actos.

Jane Fonda

En las desgracias hay que acordarse del estado de conformidad con que miramos las ajenas.

Epicteto de Frigia

Los amigos son como la sangre, cuando se está herido acuden sin que se los llame.

Anónimo

La educación es algo admirable, sin embargo, es bueno recordar, que nada que valga la pena se puede enseñar.

Oscar Wilde

El derecho viene a perecer menos veces por la violencia que por la corrupción.

Herni Dominique Lacordaire

Refrán

Las cosas de palacio van despacio.


Refrán

Refrán,