Nos hartamos de andar por sendas de iniquidad y perdición, atravesamos desiertos intransitables.

Jesucristo

El hombre más fuerte del mundo es el que está más solo.

Henrik Johan Ibsen

Las lágrimas son la sangre del alma.

San Agustín de Hipona

El hombre se distingue de todas las demás criaturas por la facultad de reír.

Joseph Addison

No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.

Friedrich Schiller

Lo único que se conseguirá diciendo siempre la verdad es ser siempre descubierto.

Oscar Wilde

Un corazón grande se llena con poco.

Antonio Porchia

Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can.

Refrán

La envidia y el odio van siempre unidos, se fortalecen recíprocamente por el hecho de perseguir el mismo objeto.

Jean de la Bruyere

Las verdaderas columnas de la sociedad son la verdad y la libertad.

Henrik Johan Ibsen

Victor Hugo

Una casa sin hijos es una colmena sin abejas.



Victor Hugo, (1802-1885) Novelista francés.