Que dos y dos sean necesariamente cuatro, es una opinión que muchos compartimos. Pero si alguien sinceramente piensa otra cosa, que lo diga. Aquí no nos asombramos de nada.

Antonio Machado

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista, Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata, Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista, Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío, Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemoeller

Cuando la muerte se precipita sobre el hombre, la parte mortal se extingue; pero el principio inmortal se retira y se aleja sano y salvo.

Platón

Conceder el perdón es el más alto grado de vanidad o de miedo.

José Luis Coll

Un partido es la locura de muchos en beneficio de unos pocos.

Alexander Pope

Un optimista es el que cree que todo tiene arreglo. Un pesimista es el que piensa lo mismo, pero sabe que nadie va a intentarlo.

Jaume Perich

El precio de la grandeza es la responsabilidad.

Winston Churchill

La guerra es un asunto demasiado grave para confiárselo a los militares.

Georges Benjamin Clemenceau

No hay ninguna razón por la que no se pueda enseñar a un hombre a pensar.

Frederic Burrhus Skinner

La galantería es una intriga amorosa en la que queremos que el adversario nos aventaje.

Ninon de Lenclos

Si otro te injuria, puedes olvidarlo; si injurias tú nunca olvidarás.


Khalil Gibran

Khalil Gibran, (1883-1931) Ensayista, novelista y poeta libanés.