Existe el destino, la fatalidad y el azar; lo imprevisible y, por otro lado, lo que ya está determinado. Entonces como hay azar y como hay destino, filosofemos.

Lucio Anneo Séneca

No es verdad que el matrimonio sea indisoluble. Se disuelve fácilmente en el aburrimiento.

Chumy Chúmez

Un corazón es una riqueza que no se vende ni se compra, pero que se regala.

Gustave Flaubert

La desgracia, al ligarse a mí, me enseñó poco a poco otra religión, distinta a la religión enseñada por los hombres.

George Sand

Sólo hay una máxima absoluta y es que no hay nada absoluto.

Auguste Comte

Dios mira las manos limpias, no las llenas.

Publio Siro

Las personas que hacen poco ruido son peligrosas.

Jean de la Fontaine

La mente del hombre es de mármol; la de la mujer de cera.

William Shakespeare

Una mala causa será defendida siempre con malos medios y por hombres malos.

Thomas Paine

Yo honro con el nombre de virtud a la costumbre de realizar acciones penosas y útiles a los demás.

Stendhal

George Bernard Shaw

El primer amor es una pequeña locura y una gran curiosidad.



George Bernard Shaw, (1856-1950) Escritor irlandés.