Como pretendes que otro guarde tu secreto si tú mismo, al confiárselo, no los has sabido guardar.

François de la Rochefoucauld

La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos.

Rabindranath Tagore

No se ha llegado al colmo del dolor cuando se tiene aún fuerza para quejarse.

Caballero de Bruix

En una discusión, lo difícil no es defender nuestra opinión, sino conocerla.

André Maurois

No tiene importancia que maldigamos al vecino, siempre que no nos admiremos a nosotros mismos.

Gilbert Keith Chesterton

La ley es inexorable, como los perros: no ladra más que al que va mal vestido.

Pío Baroja

Tan imposible es avivar la lumbre con nieve, como apagar el fuego del amor con palabras.

William Shakespeare

Si hubiera una nación de dioses, éstos se gobernarían democráticamente; pero un gobierno tan perfecto no es adecuado para los hombres.

Jean Jacques Rousseau

La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo.

Victor Hugo

¿Preguntas qué es la libertad? No ser esclavo de nada, de ninguna necesidad, de ningún accidente y conservar la fortuna al alcance de la mano.

Lucio Anneo Séneca

Concepción Arenal

Cuando no comprendemos una cosa, es preciso declararla absurda o superior a nuestra inteligencia, y generalmente, se adopta la primera determinación.


Concepción Arenal

Concepción Arenal, (1820-1893) Escritora y socióloga española.