No hay cosa que los humanos traten de conservar tanto, ni que administren tan mal, como su propia vida.

Marco Tulio Cicerón

Quisiera vivir para estudiar, no estudiar para vivir.

Francis Bacon

Tres facultades hay en el hombre: la razón que esclarece y domina; el coraje o ánimo que actúa, y los sentidos que obedecen.

Platón

Contra los valores afectivos no valen razones, porque las razones no son nada más que razones, es decir, ni siquiera verdad.

Miguel de Unamuno

La ciencia es como la tierra; sólo se puede poseer un poco de ella.

Voltaire

Si eres feliz, escóndete. No se puede andar cargado de joyas por un barrio de mendigos. No se puede pasear una felicidad como la tuya por un mundo de desgraciados.

Alejandro Casona

Los que de corazón se quieren sólo con el corazón se hablan.

Francisco de Quevedo

Para pedestal, no para sepulcro, se hizo la tierra, puesto que está tendida a nuestros pies.

José Martí

Todas las cosas llegan, le hacen a uno daño y se van.

Amado Nervo

Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una fidelidad que ellos mismos violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostengan el puesto con valor.

Plutarco

Francisco de Quevedo

No hay amor sin temor de ofender o perder lo que se ama.



Francisco de Quevedo, (1580-1645) Escritor español.