El único pecado mortal que conozco es el cinismo.

Henry Lewis Stimson

Perdona a tus enemigos, pero jamás olvides su nombre.

John Fitzgerald Kennedy

Mejor que el hombre que sabe lo que es justo es el hombre que ama lo justo.

Confucio

El más sabio es quien siéndolo ignora que lo es.

Nicolas Boileau-Despréaux

Nunca son tan peligrosos los hombres como cuando se vengan de los crímenes que ellos han cometido.

Sándor Márai

El genio se descubre en la fortuna adversa; en la prosperidad se oculta.

Homero

En una bandada de blancas palomas, un cuervo negro añade más belleza incluso que el candor de un cisne.

Giovanni Boccaccio

La libertad no es otra cosa que aquello que la sociedad tiene el derecho de hacer y el estado no tiene el derecho de impedir.

Benjamin Constant de Rebecque

El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.

Plutarco

Un efecto esencial de la elegancia es ocultar sus medios.

Honoré de Balzac

Friedrich Nietzsche

Lo que no me mata, me fortalece.



Friedrich Nietzsche, (1844-1900) Filosofo alemán.