No es el trabajo lo que envilece, sino la ociosidad.

Hesíodo

A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos.

Gustave Flaubert

El hombre juicioso sólo piensa en sus males cuando ello conduce a algo práctico; todos los demás momentos los dedica a otras cosas.

Bertrand Russell

Cuando se está enamorado, comienza uno por engañarse a sí mismo y acaba por engañar a los demás. Esto es lo que el mundo llama una novela.

Oscar Wilde

Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.

Henry Ford

El que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre es necesario partir algún día.

Paulo Coelho

¿Qué cosa es la locura? Es la ilusión elevada a la segunda potencia.

Henry F. Amiel

Siempre la ética estará en crisis, porque si no está en crisis es que somos demasiado autocomplacientes y pensamos que ya se han realizado todos los ideales, lo cual sería lo más negativo que nos podría ocurrir.

Victoria Camps

Las mujeres son como las veletas: sólo se quedan quietas cuando se oxidan.

Voltaire

Según vamos adquiriendo conocimiento, las cosas no se hacen más comprensibles, sino más misteriosas.

Albert Schweitzer

Leonardo Da Vinci

Reprende al amigo en secreto y alábalo en público.



Leonardo Da Vinci, (1452-1519) Pintor, escultor e inventor italiano.