Nadie admira la celeridad, como no sea el negligente.

William Shakespeare

El poder es como un explosivo: o se maneja con cuidado, o estalla.

Enrique Tierno Galván

En ocasiones el exceso es estimulante. Evita que con la moderación se adquiera el mortal efecto de un hábito.

William Somerset Maugham

Mejor una mala excusa que ninguna excusa.

William Camden

El amor es para el niño como el sol para las flores; no le basta pan: necesita caricias para ser bueno y ser fuerte.

Concepción Arenal

Yo no viajo para ir a alguna parte, sino por ir. Por el hecho de viajar. La cuestión es moverse.

Robert Louis Stevenson

La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento.

San Bernardo de Claraval

Hemos de proceder de tal manera que no nos sonrojemos ante nosotros mismos.

Baltasar Gracián

Nadie puede llegar a la cima armado sólo de talento. Dios da el talento; el trabajo transforma el talento en genio.

Anna Pavlova

Mientras hay vida hay esperanza.

Refrán

Albert Einstein

Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: La paz.



Albert Einstein, (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.