El hombre se cree siempre ser más de lo que es, y se estima menos de lo que vale.

Johann Wolfgang Goethe

No hay en el mundo señorío como la libertad del corazón.

Baltasar Gracián

El castigo entra en el corazón del hombre desde el momento en que comete el crimen.

Hesíodo

La individualidad es un carácter impregnante de las cosas, pero también puede decirse que no hay nada individual que no tenga carácter reconocible mediante el pensamiento universal.

Samuel Alexander

La gota horada la roca, no por su fuerza sino por su constancia.

Ovidio

El malo, cuando se finge bueno; es pésimo.

Francis Bacon

La crueldad es la fuerza de los cobardes.

Proverbio árabe

Un buen remedio contra la enfermedad del yuppie: invierte más tiempo en tu trabajo que trabajo en tu tiempo.

Friedrich Dürrenmatt

La vida es un tránsito; el mundo es una sala de espectáculos; el hombre entra en ella, mira y sale.

Demócrito de Abdera

Dios crea cada margarita separadamente, pero nunca se cansa de crearlas. Puede ser que Él tenga el apetito eterno de la infancia. Porque nosotros hemos pecado y envejecemos, pero nuestro Padre es más joven que nosotros.

Gilbert Keith Chesterton

Friedrich Nietzsche

Olvida uno su falta después de haberla confesado a otro, pero normalmente el otro no la olvida.



Friedrich Nietzsche, (1844-1900) Filosofo alemán.