El paso del tiempo condena al olvido la memoria de un país.

Arthur Miller

El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro.

Friedrich Nietzsche

La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe.

Jacinto Benavente

La ciencia no es sino una perversión de sí misma a menos que tenga como objetivo final el mejoramiento de la humanidad.

Nikola Tesla

Los hombres son pervertidos no tanto por la riqueza como por el afán de riqueza.

Louis de Bonald

La experiencia es el primero de los filósofos, pero el más doloroso cuando hemos llegado a conocer bien su ciencia.

Lord Byron

Todo fracaso es el condimento que da sabor al éxito.

Truman Capote

Es mejor quemarse que apagarse lentamente.

Kurt D. Cobain

El hombre que hace su fortuna en un año debería ser ahorcado doce meses antes.

Proverbio ruso

El matrimonio y la familia cristiana edifican la Iglesia. Los hijos son fruto precioso del matrimonio.

Juan Pablo II

Una de las mayores pruebas de mediocridad es no acertar a reconocer la superioridad de otros.


Jean Baptiste Say

Jean Baptiste Say, (1767-1832) Economista francés.