El secreto de la educación es enseñar a la gente de tal manera que no se den cuenta de que están aprendiendo hasta que es demasiado tarde.

Harold E. Edgerton

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños.

Marco Tulio Cicerón

Lo más profundo del hombre es su piel.

Paul Ambroise Valéry

Los delitos llevan a las espaldas el castigo.

Miguel de Cervantes Saavedra

El amigo leal se ríe con tus chistes, aunque no sean tan buenos, y se conduele de tus problemas aunque no sean tan graves.

Arnold H. Glasow

Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo.

Georges Benjamin Clemenceau

En la tragedia sólo conmueve lo verosímil.

Jean-Baptiste Racine

Cuando hayas de sentenciar procura olvidar a los litigantes y acordarte sólo de la causa.

Epicteto de Frigia

No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.

Oscar Wilde

Para los historiadores, los príncipes y los generales son genios; para los soldados siempre son unos cobardes.

Leon Tolstoi

Oscar Wilde

La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.



Oscar Wilde, (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.