Las maldiciones no van nunca más allá de los labios que las profieren.

William Shakespeare

Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde.

Francis Bacon

Todos llevamos nuestra posible perdición pegada a los talones.

Rosa Montero

Los hijos son las anclas que atan a la vida a las madres.

Sófocles

Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen.

Oscar Wilde

La más segura cura para la vanidad es la soledad.

Thomas C. Wolfe

La pequeña pantalla es la barraca de feria donde el pueblo viene a ver las maravillas del mundo.

Kazimierz Brandys

Elige una mujer de la cual puedas decir: Yo hubiera podido buscarla más bella pero no mejor.

Pitágoras de Samos

Cuidado de la democracia. Como norma política parece cosa buena. Pero de la democracia del pensamiento y del gesto, la democracia del corazón y la costumbre es el más peligroso morbo que puede padecer una sociedad.

José Ortega y Gasset

Antes de negar con la cabeza, asegúrate de que la tienes.

Truman Capote

Jorge Luis Borges

Nadie es patria, todos lo somos.



Jorge Luis Borges, (1899-1986) Escritor argentino.